“El placer de una cama limpia”<

“Un lugar impecable para el descanso”
Llegar a descansar a casa y recostarse en la cama es un aspecto que seguro disfrutas muchísimo. Oler el edredón, la almohada y las sábanas a limpio es, sin duda, sumamente relajante, pero ¿recuerdas la última vez que cambiaste tu ropa de cama? Si no puedes recordarlo es el momento de hacerlo, porque la tela y el relleno absorbe las secreciones del cuerpo. Además, miles de ácaros pueden vivir en las almohadas, colchones, cobertores, sábanas y todo aquello que forme parte de tu cama.

De acuerdo con The Benson Institute, una organización preocupada por mejorar la salud de las personas, afirma que la ropa de cama que esté sucia representa mayores probabilidades de que las familias tengan resfriados y alergias recurrentes. Para que tu esposo y tú sigan disfrutando su recámara como lo suelen hacer, te recomiendo los siguientes cuidados.

Lee las etiquetas y sigue las instrucciones antes de lavar las sábanas. Proporcionan detalles específicos basados en el tipo de tejido, hilado, material y color.

Coloca las sábanas y fundas dentro de la lavadora sin otras prendas. Cuando las laves, usa agua templada o fría ya que si es demasiado caliente, esto puede causar que se rompan las fibras de los tejidos. Sin embargo, después de haber tenido alguna enfermedad es preferible lavarlas con agua caliente porque ayuda a la eliminación de los gérmenes.

Si los tejidos blancos están amarillos, un buen truco es sumergirlos en agua caliente mezclada con el zumo de un limón y la cascara de éste. Después de dejarlo reposar durante un tiempo lávalo de manera habitual.

La mejor manera de guardarlas es en un lugar seco y ventilado. En el clóset o estantes puedes colocar papel perfumado. Evita situar las sábanas y ropa de cama demasiado juntas para que el aire pueda circular alrededor de ellas. No dejes ropa doblada en el clóset durante largos períodos de tiempo porque la tela se deteriora en los pliegues

Sugerencias
– No es necesario utilizar suavizantes porque las sábanas de algodón se vuelven suaves después de varias lavadas.

– El algodón libera las manchas fácilmente, por lo tanto las sábanas quedarán limpias y con olor fresco sin la necesidad de utilizar cloro. Con manchas extremas talla antes de meter a la lavadora o sumérgelas en bicarbonato durante media hora y después lávalas.

– Las sábanas de colores oscuros deben lavarse antes de su primer uso para remover cualquier residuo de tinte.

– Después cuélgalas para que sequen, la luz solar actúa como desinfectante natural y es perfecta para acabar con las bacterias, ahorrarás energía, darán brillo a los blancos y olerán muy fresco.

– Si utilizas secadora no seques demasiado. Sácala rápido, alísala y devuelve su forma a cada prenda para evitar que se arrugue.

– Para conseguir mejores resultados, plancha cuando aún estén un poco húmedas. Puedes valerte de un almidón en spray para quitar con mayor facilidad las arrugas. Si la prenda tiene bordados o adornos, plánchalos al revés para realzarlos y protegerlos.

– Siempre es un poco más caro, pero se recomienda comprar sábanas y fundas de calidad porque son más agradables, el algodón es más confortable y duran mucho más.

En el caso de los edredones es recomendable que les dé el aire diario para eliminar la humedad que hayan podido acumular. Si ves alguna mancha, usa una goma y trátala con agua y jabón. Si lavas el edredón con detergente demasiado fuerte o muy seguido se estropeará su relleno y no protegerá del frío de la misma forma.

Si sueles usar protector de colchón lávalo sin otra ropa para mejor durabilidad y nunca uses una plancha para eliminar las arrugas, puede dañarlos. Evita usar los protectores al revés. No tendrás los beneficios de la barrera protectora si ésta no se encuentra de frente a la almohada o el colchón.

El colchón debemos airearlo con frecuencia y girarlo una vez cada tres meses. Si quieres que huela bien esparce jabón en polvo y después pasa la aspiradora. Para tratar las manchas utiliza un detergente y un trapo húmedo. Evita productos químicos ya que pueden deteriorarlo

Las fundas para almohadas y los protectores de colchón mantienen a las almohadas y a los colchones con una buena apariencia incluso luego de haberlos comprado mucho tiempo atrás. Además, los mantienen libres de manchas y moho. Lavar las fundas y protectores aumenta la durabilidad y utilidad.

Recuerden ir a la cama aseados, además de ser más reconfortante y relajante, ayudará a mantener la ropa de la recámara mucho más limpia.

Una cómoda cama con sábanas suaves, fundas limpias y un edredón impecable siempre será un gran placer. De ahí la importancia de cuidar y limpiar las sábanas de la mejor manera.