“Diez Consejos para una relación de diez”
Por: Socorro Angulo

No hay recetas mágicas para una relación perfecta porque cada relación es distinta, pero sí hay algunos puntos básicos que seguir para ir sorteando las situaciones que se van presentando en el camino de la vida.

1.- Comunicación
Este es un punto primordial en una pareja, debe haber comunicación de ambas partes para decir lo que nos parece o no en cualquier ámbito de la relación. De nada sirve que sea una sola persona sea la que lo haga ya que la comunicación debe ser de los dos. Aunque sabemos que las mujeres tendemos a expresar más fácilmente lo que pensamos, es importante que él también lo haga, aunque quizás tarde más en hacerlo.

Aires

2. Aprender a escuchar
Aunque este punto pareciera que está implícito en el anterior hay que hacer énfasis en que así como expresamos nuestras ideas, debemos estar dispuestos a escuchar lo que dice nuestro compañero(a). A veces se olvida que la comunicación no es nada más hablar, sino escuchar con atención lo que dice la persona y tener la intención de escucharla. ¿Cuántas veces nos platican algo y nuestra mente está en otra parte? Y eso, la otra persona lo percibe.

3. Ser tolerantes
Lo que pedimos para nosotros lo más seguro es que nuestra pareja también lo quiera para sí. Si pedimos tolerancia, hay que ser tolerantes y tener paciencia sobre alguna situación que nos pueda incomodar o que no nos guste de nuestro compañero; pero tolerar no quiere decir pasar por alto lo que puedan menoscabar nuestra dignidad.

4. Ser dignos de confianza
Bien dicen que cuando se pierde la confianza se pierde todo. Este es un valor que se debe trabajar día con día y demostrarlo con acciones. Cuando decimos que vamos a hacer algo, hagámoslo, y de igual manera, si alguien cree en nuestra lealtad no hay que defraudarlo y romper esa seguridad que la persona tiene en nosotros. Esto incluye la fidelidad, aunque nadie te vea hacer algo que no está bien, mientras tú lo sepas será más que suficiente para saber que no fuiste digno(a) de confianza.

5. Dar y recibir
En este mundo todo es “toma y daca”. El amor no es todo recibir o dar, debe haber un equilibrio entre ambas cosas para que una relación funcione. Una persona no puede dar todo en la vida sin esperar nada a cambio. Lo que uno da no necesariamente se regresa de la misma manera, pero si es importante que exista esa balanza.

6. Darse un espacio
Una pareja también necesita su propio espacio en donde se pueda desarrollar. La individualidad, también debe estar presente en una relación de noviazgo o matrimonio para que sea exitoso. Tanto el hombre como la mujer no deben dejar de lado sus proyectos y planes sólo para estar todo el tiempo con su compañero. Dejar respirar uno al otro es primordial para que la relación fluya mejor.

7. Cortesía
Cuando llevamos mucho tiempo en una relación se nos puede olvidar algo tan elemental como la cortesía. Las buenas maneras es algo que nunca se debe perder en la sociedad y especialmente en una pareja. En la primera fase del noviazgo las atenciones no faltan, pero conforme va pasando el tiempo éstas se van perdiendo. Ambos deben practicarla.

8. Evitar la rutina
Después de un tiempo determinado en que se lleva un noviazgo o matrimonio, la rutina puede aparecer por lo que hay que combatirla. El amor se crea día con día, hay que renovarlo, no porque se sientan seguros uno del otro se debe dejar de conquistar. Hay que cambiar de vez en cuando las actividades e innovar.

9. Cuidar la apariencia
Una buena apariencia no es sólo vanidad, es señal de que nos queremos y tenemos respeto hacia los demás. Este punto se pueder ir perdiendo con el paso del tiempo tanto en el hombre como en la mujer. Es más común ver que en ocasiones la mujer por razones quizás muy válidas, se puede dejar de arreglar como lo hacía antes y empieza a descuidarse poco a poco, así que hay que evitarlo, más que por alguien, que sea por amor propio.

10. Fuera intromisiones
Como pareja no pueden vivir aislados del mundo que los rodea, no es sano, pero aunque se debe convivir con los demás, no se deber permitir que terceras personas se inmiscuyan constantemente en los asuntos o decisiones de pareja. Es muy común que un conflicto surja precisamente por alguien que hizo algún comentario, o se metió en una decisión que sólo les interesaba a los dos. Esto no se debe confundir con evitar pedir un consejo o ayuda, es más bien dejar en claro que son ustedes quienes deciden sobre su futuro.