“¿Cómo vestir para una boda?”

Escoger el mejor vestuario para una boda puede ser menos complicado de lo pensado.

Dudas, indecisión, preocupación y en la mente la frase “no tengo nada en mi closet” al momento de recibir una invitación de boda, ¿te suena familiar? ¡Pare de sufrir!, o por lo menos, guarde la calma, aquí ofrecemos algunos tips para definir un poco el qué y el dónde del guardarropa ideal para una boda.

Fecha, hora y lugar.
Lo básico, así cerramos un poco el universo de vestidos y definimos, color, tela y largo. Estamos de acuerdo que muchas veces aunque sea pleno invierno y a punto de nevar hay gente que opta por un vestido escotado y sin mangas, bueno hasta la novia lo hará, pero hay que tener en cuenta si será en una terraza o salón, si es lo último se podrá pensar en algo destapado pero con un abrigo en mente para la hora de la salida, más aun si es por la noche. La tela del vestido es importante, por ejemplo, eso de llevar vestidos muy veraniegos fuera de temporada o de lugar, deja a todas luces que la elección fue a la carrera o que el vestido ya lleva varias temporadas en el closet.

En la invitación.
Ahí se especifica si todos irán de algún color o vestimenta especial como guayabera, que se usa mucho en la playa. Así también se establece si es formal, lo que por lo general se solicita. Para el día los caballeros de traje la mujer de traje sastre de falda o vestido; de noche, un traje oscuro para el hombre y vestido para mujer; o rigurosa etiqueta para eventos nocturnos, donde el hombre debe de pensar en un frac y la mujer invariablemente de vestido largo.

Algo del estilo de los novios.
Hoy en día en la invitación podemos detectar el estilo que tendrá la boda, por la tipografía, colores y papel, así como también el conocer a la personalidad de los novios nos dará más datos. Por ejemplo, si el estilo del evento será el ya tan recurrido, “shabby chic” algo entre bohemio, campirano pero con look, se permiten algunos detalles divertidos y ligeros en el outfit, como el cabello suelto al aire, pero bien moldeado y un vestido largo ligero pero chic. Un estilo más cargado al hipster urban, una boda en el lugar de moda por la noche, vestido negro y accesorios cargados estilo cristales, un must, para estar ad hoc con el ambiente.

Las tentaciones prohibidas, ¿hay?
Según los manuales de protocolo, etiqueta y buenas costumbres, hay algunas cosas que evitar, pero el ritmo y la moda de hoy en día han relajado esos estándares, aunque no está mal recordarlos y adecuarlos un poco al estilo de hoy en día.
El usar negro en una boda, no era muy ad hoc, pero hoy en día sin duda es el must de todas las temporadas, se vale usarlo pero si se le agregan accesorios de color que dejará atrás esa onda fúnebre o gótica.
El blanco es sólo para la novia, aquí si vale la pena recalcar que es propio dejarlo para otra ocasión, a menos que los novios así lo requieran, porque al usarlo sin accesorios llamativos de otra tonalidad se corre el riesgo de parecer un poco la niña de primera comunión o novia de tercera vuelta, ojo con el lenguaje no verbal.

No hay alfombra roja
Una boda no es el baile de la temporada, noche de antro, concierto y menos la entrega de premios de la academia (local o de primer mundo), por lo que el estilo del vestuario debe ser pulido y elegante, pero discreto, si se quiere, se puede llevar un detalle divertido, moderno o ligeramente atrevido, pero nada para hacerle la competencia a Lady Gaga o Sofía Vergara, de nuevo recalcamos que la novia es la estrella de la noche. Está bien ir de soltera busca o trendy, sin dejar de ser fiel a nuestro estilo, pero el glamour y el buen gusto nunca se deja en casa, lo llamativo lo dejamos para otra ocasión.